Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

   
Número 68, ABRIL

LAS CALAVAERAS
DE POSADA
MITO Y REALIDAD

La vida de José Guadalupe Posada parece un equívoco completo: produjo centenares de imágenes que, sin saberlo, se convertirían en el santo y seña de su época. Vivió y murió prácticamente en el anonimato y sólo fue reconocido muchos años después. Nunca llamó Catrina a una de sus calaveras, aunque sí es reconocido como el padre de esa y otras tantas ilustraciones que identifican a México en el mundo. El investigador Agustín Sánchez González presenta un excelente ensayo sobre la construcción de una imagen desvirtuada de Posada y su obra, a lo cual contribuyeron artistas como Diego Rivera y Leopoldo Méndez. Un mito que sigue vivo a más de cien años de que el grabador fuera echado a la fosa común del panteón de Dolores, como cualquier desconocido.


Agustín Sánchez González Licenciado en Historia por la UNAM, actualmente es investigador en el INBA. Ha publicado una treintena de libros, entre ellos: La portentosa vida de José Guadalupe Posada (2013), Gabriel Vargas. Una historia chipocluda (2010), Un dulce sabor a muerte (2009), El general en La Bombilla (2008) y Diccionario biográfico ilustrado de la caricatura en México (1998).

 

Artículos y breves:

• El cartón del mes
• Diario de Concha Lombardo
• Monte de Piedad
• Coatlicue redescubierta
• El asombroso caso de los espías japoneses
• El cerro de las Campanas
• Desposorio místico
• Vida y muerte de Félix Díaz Mori
• Personajes del entorno de Fray Servando
• “Carta política” de 1885
• Bella, temida y amada
• Ganador del Concurso de Cuento Histórico, categoría universitaria
• Batalla del 2 de abril de 1867
• San Vicente Ferrer en Juchitán
• Conde Koma, maestro judoka
Abril, Primera batalla de Celaya
Posada. La construcción de un mito

Cartón del mes

JOSÉ GUADALUPE POSADA, ZAPATA MONTADO EN LA NARIZ DE MADERO; EN GIL BLAS. PERIÓDICO DEL MEDIODÍA, 17/AGOSTO/1911

El Nacional Monte de Piedad surgió en la época virreinal como una institución de beneficencia pública y, a pesar de las profundas transformaciones que ha vivido nuestro país, ese noble organismo perdura hasta nuestros días. La historiadora Guadalupe Lozada nos cuenta la trayectoria de este famoso montepío que abrió sus puertas en 1775 y cuyo edificio principal se ubica a un costado de la plancha del Zócalo capitalino.

El escritor Alejandro Rosas nos presenta la asombrosa historia de la vida y muerte de Félix Díaz Mori, hermano de don Porfirio. “El Chato”, como era conocido, fue un destacado militar y combatió la invasión francesa iniciada en 1862. Tras la restauración de la República, fungió como férreo mandatario de su natal Oaxaca, aunque su liberalismo radical y sus ataques contra el clero le acarrearon la enemistad de los juchitecos, creyentes y aguerridos, quienes le hicieron ver su suerte en uno de los asesinatos más crueles de la historia política nacional.

El historiador Benjamín Palacios Hernández nos presenta una serie de estampas de personajes del entorno de fray Servando Teresa de Mier, a través de la cual podemos adentrarnos en las ideas y obsesiones (entre ellas, las apariciones de la Virgen de Guadalupe) de esa figura fundamental de la época de la Independencia. Entre la variedad de nombres que aparecen en las Memorias del padre Mier, se menciona al arzobispo Alonso Núñez deHaro y Peralta, el virrey Martín Enríquez de Almansa y Ulloa, el científico José Ignacio Bartolache y Díaz Posada, el erudito Carlos de Sigüenza y Góngora, además del historiador Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, entre otros.

Arte del desposorio místico entre las carmelitas descalzas. La ceremonia de profesión de votos era el momento más importante dentro de la vida conventual femenina en el Virreinato. Para las novicias significaba la celebración de su matrimonio con Dios, la pena y la gloria al mismo tiempo; mientras que para los pintores novohispanos representó una grandiosa oportunidad de plasmar ese bienaventurado momento y “hacer visible lo invisible”. Artículo de la historiadora del arte Aura García de la Cruz.

La gran diva del cine mexicano, María Félix expresó: “Yo no nací para cargar canastos”, por ello en sus películas dejó el estereotipo de la mujer abnegada y de buenas maneras para encarnar a personajes femeninos capaces de jugar con las mismas armas de los hombres, para contrarrestar la posición de la muchacha humillada, ultrajada y apabullada ante la necedad masculina. El crítico de cine Rafael Aviña nos presenta un interesante perfil de esta actriz nacida hace cien años, el 8 de abril de 1914, quien sin duda fue bella, temida y amada.

El Cerro de las Campanas, en Querétaro, es un sitio histórico cuya fama se debe principalmente a que ahí fueron fusilados Maximiliano de Habsburgo, Miguel Miramón y Tomás Mejía el 19 de junio de 1867. Originalmente repleto de distintos cactus, así como de piedras que al golpearlas producían un sonido similar al de una campana –de ahí el nombre–, en la época precolombina fue un centro ceremonial otomí. El historiador Alfonso Milán nos muestra la trayectoria de este lugar desde el siglo XIX hasta nuestros días.

Este número de Relatos e historias en México se complementa con otros artículos igualmente interesantes: la increíble historia de los espías japoneses cuya conspiración contra Estados Unidos fue descubierta en Navojoa, Sonora, durante la Segunda Guerra mundial; la Coatlicue no es quien se pensaba; la “Carta política” en el atlas de Antonio García Cubas de 1885. Además, la entrega mensual del Diario de Concha Lombardo; memoria de la primera batalla de Celaya entre villistas y constitucionalistas, en 1915; los héroes de la batalla del 2 de abril de 1867; un recuerdo de San Vicente Ferrer, patrono de Juchitán, Oaxaca; el cartón político del mes; y una reseña del invencible Conde Koma, maestro judoka que exhibió su arte en México a principios del siglo XX.




Inicio Ensayos En la memoria Para asistir Reseñas Ediciones Anteriores Suscríbete Contacto
©2008 Copyright Editorial Raíces S.A. de C.V.